De hace un tiempo son varios los economistas y sociólogos que hablan de la nueva economía de los propósitos. Entre ellos está Alejandro Sewrjugin, quien aventura una sociedad descentralizada que volverá a conectarnos y a confiar los unos en los otros sin depender de terceros.

En este sentido, el turismo es la actividad que permite a las personas conectar con otras, crecer y enriquecerse durante sus viajes, conociendo, aprendiendo y compartiendo con otros pueblos y culturas. Por todo ello, el turismo jugará un papel clave en el desarrollo de esta nueva economía de los propósitos. Y los destinos y las empresas deberán prepararse para ello.

Una de las herramientas imprescindibles en este nuevo escenario que se vislumbra es, sin duda, blockchain, que es y será la herramienta que democratizará la emisión de monedas virtuales o “tokens” en base a la aportación de propósitos que ayuden a mejorar la sociedad y al medio en el que vivimos; como en su momento, internet fue la herramienta que democratizó el acceso a la información a nivel global.

El sector turismo a través de blockchain ya está favoreciendo que determinados destinos y empresas desarrollen propósitos para satisfacer las necesidades, tanto de las comunidades locales como de los nuevos viajeros.

Por ello, observamos cómo las reglas del juego van cambiando.  Si bien, primero debemos crear valor y después, como respuesta al valor generado, obtendremos una recompensa que nos puede ayudar a nosotros y/o a la sociedad.

 

GENERO VALOR PARA MI Y/O PARA LA SOCIEDAD = OBTENGO UNA RECOMPENSA

 

Así mismo, en el sector turístico son múltiples los destinos y empresas que ya trabajan en la línea de los 17 ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), que abandera Naciones Unidas a través de la Agenda 2030. En este sentido, la herramienta blockchain y la nueva economía de propósitos juegan un papel importantísimo para contribuir a alcanzar estos objetivos: fin de la pobreza, hambre cero, producción y consumo responsables, acción por el clima, etc. Pudiendo a través de blockchain desarrollar, por ejemplo, monedas virtuales que, según el valor generado por el destino, empresa o viajero, ofrezcan una recompensa útil para la sociedad y/o el medio.

Imaginemos una moneda virtual que se cree para recompensar a aquellos viajeros que consumen productos locales en sus viajes, que son respetuosos con el medioambiente, que no utilizan medios de transporte contaminantes al desplazarse o que destinan parte del coste de su viaje a una acción social que tenga repercusión en el destino que visitan, etc. ¿No sería ideal?

Recordemos que blockchain permite que la información, el valor y la recompensa otorgada en cada momento, sea pública (acceso a todo el mundo), segura (encriptación), transparente (lo grabado no se puede modificar, ni eliminar) y descentralizada (no hay servidor central o empresa que la mantenga) y, con todo ello, nos estamos acercando cada vez más a un modelo de consumo de bienes y servicios más colaborativo y enfocado a contribuir en todo lo pueda a la sociedad y/o en el territorio.

¿Está tu destino o empresa preparado para este nuevo reto?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *